La impureza de la luz

 

Se despertó en la mitad de la noche con sus manos llenas de sangre y lágrimas en sus ojos, que resbalaban por sus mejillas arrasando con el delineador negro que diariamente usaba. Una vez más, se encontraba peleando contra algo que no existía. Contra algo que habitaba en su ser, que no tiene forma física, y que solamente ella, la siente. La torturaba cada noche, amenazando con salir y hacerse presente, existente.

Nadie se hubiera imaginado que ella precisamente, lucharía todas las noches contra sus propios demonios, contra su propia persona, en todo caso. Ella que tan buena, angelical y luminosa parece a la vista de todos. Pero hasta la mayor luminosidad tiene esa pequeña mancha que la hace sentir impura.

Es difícil pelear contra uno mismo, todos tenemos nuestro lado oscuro. Y ella también. Posee esa impureza que de a poco arrasa con toda su luz, para dejar tras de sí solo oscuridad. Pero más allá de renegar de aquella manchita, logra sentirse atraída e identificada con ella. Le excita esa impureza que hace que se despierte cada noche luchando contra su propio ser y que hace que una marca más resurja de su piel, dejando un rastro carmesí emanando de su cuerpo.

No sabe si lucha para que esa oscuridad no la embargue, o lucha contra su luminosidad para que se deje embargar por aquella impureza.

Junio 2015 | CandeS

Anuncios

Publicado el 24 enero, 2016 en Microrrelatos, Mis Escritos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: